Juan Zegarra Macedo

 

Entrevista a Juan Zegarra Macedo

 
 
 
 

Entrevista a Juan Zegarra MacedoEntrevista por: Hno. José Goicochea y Hno. Rosendo.Fecha: 21 de Julio de 2000 Lugar: Tacna, Perú.Entrevista a Juan Zegarra Macedo, periodista y profesor radicado en Tacna - Perú, quien conoció aLuis Antonio Soto Romero, también conocido como Alfa yOmega, en el año 1974; En aquella época Juan Zegarra Macedo se desempeñaba como periodista y redactor del Diario Correo de Tacna. Buenas tardes hermano ¿nos podría decir su nombrecompleto? Buenas tardes, muchas gracias; mi nombre es JuanZegarra, soy periodista y como le decía usted hace unos instantes, tuve la oportunidad de conocer al señor Luis Antonio Soto Romero; una persona bastante humilde, sencilla y de una extraña forma de plantear ideas y acercarnos a conocimientos que en mi caso, cuando era redactor del Diario Correo me permitió, dealguna manera, cambiar y acceder a lo que hoy por hoy es mi permanente derrotero; la búsqueda incesante de la verdad; es lo que más le agradezco; hoy que esreconocido como el Cordero de Dios; es verdaderamente, la presencia del Cristo físico y esa condición que alcorrer de los años se ha venido cimentando; bueno, no se si quisieran conocer algo sobre cómo se produjo el primer contacto. Exactamente. ¿Cómo fue que llegó a usted el aviso?  ¿Fue él quien llegó a usted o usted lo buscó a él? ¿Cómo fue ese encuentro? Fue una visita; fue la época cuando llegó a Tacna por primera vez y, supongo, empezó a visitar los mediospara difundir el mensaje, difundir su obra; llegó al Diario Correo, en esa época era el único diario deTacna; Tacna ha tenido varios diarios; sin embargo, enla época en la que él llegó era la época del gobierno militar; existía un sólo diario; estaba bastanterestringida la información y teníamos un director,diríamos que manejaba al diario de una forma bastantecastrense; era una persona muy poco dada a este tipode temas, muy incrédulo; una persona a la que recordamos bastante por su forma de cimentar en nosotros el espíritu de la disciplina; don Rodolfo Loret de Mola hoy está en la gloria de Dios; y bueno, dándole esa forma de ser, lo extraño era que una persona bastante humilde, de una presencia bastante humilde, que primero pidió entrevistarse con el director; el señor Rodolfo Loret de Mola, una persona con un carácter, podríamos decir, hasta cierto punto aveces irascible; pero también a veces bondadoso;bastante difícil de comprender; lo sorprendente para nosotros fue la manera como lo recibió y yo en esa época era redactor, estaba empezando, haciendo mis pininos en el campo periodísticos; llamó al jefe deredacción, el jefe de redacción tampoco era muy llano a ese tipo de temas; bastante incrédulo también;bueno, me pasó de taquito a mi la información y le hice la entrevista; pero conocerlo fue, realmente, una cosa diferente que de alguna manera me marcó; verme en él reflejado, sentir realmente una serie de ideas que él, en ese momento, abordaba y que las conversaba con una sinceridad, con una sapiencia que no iba con suentorno físico; realmente me motivaron bastante; en esa época me gustaba mucho cultivar algunas lecturas esotéricas; leía Lob sang Rampa; esas obras de esa época, que generaban ciertas inquietudes; y desde ese punto de vista enfoqué qué era lo que él expresaba, su convicción y así fue como salió esa entrevista, sin embargo, hubo algo más; de alguna manera se me ocurrió decirle por qué no publicaba algunos de los mensajes;lo consulté con el director, siempre con el temor y me dijo: Sí, se puede hacer, se puede hacer columnitas; y bueno, se llegó a publicar columnas; se llegó apublicar algo de 15 a 16 columnas con el MensajeTelepático e incluso con el gráfico, que en esa épocase hacía un sicogravado que estaba en la parte superior y en el contenido; en la parte posterior iba el mensaje textual, literal; (luego) se dieron más bien otras informaciones, ya la cobertura quecomenzamos a hacer, en mi caso personal y también otros colegas que acudían; porque Correo fue el único medio que en esa oportunidad dio cabida a eso; las radios de alguna manera también tuvieron un acercamiento en esa época; apenas dos radios habían me parece... tres; radio Kan, radio Latina y radio Nacional; y bueno, los colegios que era hacia donde élacudía; mi labor también era docente, era profesor dela nocturna, que de alguna manera también me motivó ainvitar para que mis alumnos escucharan ese mensaje,lo conocieran; el director de esa época, tambiénbastante afecto a lo que era la búsqueda de laespiritualidad, Carlos Mamani Vega, dio total aperturay en nuestro colegio empezó también a exponer susRollos; habló con los alumnos, luego vinieron tambiénlas exposiciones en otros colegios; entonces eso es eltestimonio que podría darles yo de lo que he conocidode él.¿Qué le dijo cuando él vio que usted había publicadola entrevista a él?Constantemente nos frecuentábamos, como le digo, porlo que iba al colegio; de alguna manera también me diocierta confianza para que yo conversara con otroscolegios y podamos, de esa manera, llevarles elpensamiento; entonces él siempre se mostraba bastanteagradecido, hasta que hubo un momento en que se cortólo que era la publicación, sobre todo los mensajes; ybueno, son hechos que se formó en esa época; era épocade gobierno militar y como él era de nacionalidadchilena hubo algunos malos entendidos; y el diariodecidió cortar allí lo que era la publicación de losmensajes; pero las noticias continuaron, no solamenteen ese sentido que corrió, sino que también seinteriorizaron las radios y, sobretodo, el trabajo deél siguió a nivel de colegio y su labor permanente delas escrituras.Sobre la foto que aparece en el diario ¿Qué periodistao qué fotógrafo fue el que tomó esa foto?En esa época, eso es lo que no recuerdo muy bien,estaba Raúl Padovani, que era periodista de planta y su cuñado Javier Zevallos; uno de los dos ha tenidoque ser, pero realmente no recuerdo; he tratado,también me han preguntado, pero como le digo ha sido Padovani o Javier Zevallos quien tomó la vista; eran los dos reporteros gráficos que ha tenido en esa época el Diario Correo; como le digo, no recuerdo cual de ellos fue.
Hermano Rosendo ¿Tiene algo que acotar? Rosendo: Así es. ¿Cómo se autodefinía el DivinoMaestro cuando usted lo entrevistó?Como un mensajero, como que él recibía mensajes y que él estaba llamado a cumplir una misión; específicamente no me decía que era el Cristo; era deuna humildad grande, realmente humilde; de unasencillez grande; él hablaba de una misión, una misión muy grande; - yo se que tú me vas a ayudar a difundir esto; esto va a ser tu trabajo en estos momentos -me decía; se proclamaba siempre como el pastor más sencillo, sí, como el pastor más sencillo.Rosendo: ¿Qué fue lo que más le impactó? ¿Qué le decían sus colegas?Como le digo, lo que más me extrañó, es que estabamosen una sociedad bastante católica en esa época, muy creyente; de una actitud, a veces, hasta violenta a los grupos evangélicos; entonces lo primero que me sorprendió era que un director de esa talla que teníamos, enérgico, de un proceder castrense, de pocas pulgas como se diría, recibió a una persona humilde,sencilla; le dio todas las facilidades del caso; me ordenó, prácticamente, que le haga una entrevista que se publique; después yo le consulté si se podía publicar esos mensajes; me dijo que sí, ah,interesante... y él empezó a traer los mensajes enpapel de seda; lamentablemente de esa época ya no ha quedado nada, pero eran hojas de tamaño oficio de papel de seda y ahí hacía el dibujo a colores que en esa época, en el diario, salía en blanco y negro; pero se hacía el sicograbado del gráfico y se publicabatodo el texto escrito, el manuscrito.Rosendo: ¿Quiénes conocieron al Divino Maestro?Como le digo, tenía una amistad constante con Carlos Mamani Vega; después ha habido un médico, me parece el doctor Barrera...Rosendo: Alvaro Barrera.Sí, Alvaro Barrera; él vivía acá detrás del mercado Modelo en la calle Julio Maclean, era un técnicoelectrónico, creo que le dio albergue allí; incluso enuna oportunidad me invitó a ir a la casa detrás del mercado a mostrarme los Rollos para que vea cómo eranlos Rollos; porque una vez llevó algunos al diario, -pero aún hay muchos por decirle a la humanidad y eso se debe seguir dando -me dijo-.Rosendo: ¿Qué es lo que usted piensa sobre los Rollosdel Divino Maestro, cuál es su opinión personal deLuis Antonio Soto Romero, el Alfa y la Omega?Sigo leyendo, sigo verdaderamente, impresionándome por todas las enseñanzas y sobre todo por la disciplina que forja en nosotros de tener una búsqueda y de nocaer ante determinados dogmas, sino buscar ser libres;entonces es lo que más yo entiendo, una libertad concreta para buscar realmente esa verdad y en esecamino me encuentro.
Rosendo: Muy bien, gracias. A ustedes las gracias. Gracias.